Comparación entre TPMS directos y TPMS indirectos

Está en el propio nombre: TPMS directo. Es un sistema que reúne datos precisos de presión directamente de la válvula de la llanta por medio de cuatro sensores dedicados que reportan información sobre la presión a velocidad cercana al tiempo real. Los sistemas TPMS indirectos, por otra parte, usan el sistema de frenado antibloqueo (ABS) para aproximar la presión de la llanta, y los automovilistas deben conducir una distancia considerable antes de que se genere una alerta.

En tanto que se libra un debate continuo en cuanto a las tecnologías de sistemas de control de presión de neumáticos directos e indirectos entre grupos de reglamentación, de consumidores e industriales, hay algo claro: cuando a los consumidores se les de la opción, expresan su preferencia por los sistemas TPMS directos. Una investigación llevada a cabo por fast.MAP en nombre de Schrader ha revelado que el 69 % de los conductores no quieren asumir la responsabilidad de resetear manualmente un sistema de TPMS indirecto. Pero debido a la ausencia de sensores de presión, un vehículo equipado con sistema de TPMS indirecto requiere que el dispositivo sea recalibrado por el conductor tras modificar la presión del neumático o tras cambiarlo. Esto añade un nivel de control en las manos del conductor, algo que no es el caso con otras funciones de seguridad crítica en el vehículo, como por ejemplo el airbag.

Además, para que los sistemas TPMS indirectos puedan operar de forma efectiva, las cuatro llantas deben estar infladas a su presión correcta recomendada y deben estar en condiciones óptimas. Esta parece ser una propuesta derrotista para los consumidores, dado que la razón primordial por la cual ven valor en los sistemas TPMS es, precisamente, que les ayuda a mantener la presión de las llantas. De forma similar, la tecnología indirecta requiere que el consumidor instale llantas específicas al reemplazar las originales con el fin de que operen debidamente con el sistema. Por último, si las cuatro están a niveles bajos similares de presión en los neumáticos por olvido (un problema común) u otras razones, un sistema indirecto no disparará una alarma de advertencia. Cuando las cuatro llantas están bajas, las llantas sufren desgaste más rápidamente en los bordes y la conducción del coche se torna más insegura, inestable y hay más propensión a sufrir volcaduras. Tiene, además, menos tracción en caminos húmedos, tarda más en detenerse y gasta más gasolina. Con tantas variables que pesan en el sistema de TPMS indirecto que dejan a su marca en una posición de vulnerabilidad frente a problemas de insatisfacción y garantía, los sistemas TPMS directos simplemente son la solución razonable tanto para sus consumidores como para usted.

Temas relacionados

Informar a los clientes sobre el sistema de TPMS

Tomarse el tiempo para hablar con sus clientes sobre los sistemas TPMS es una manera clave de asegurarse de que han entendido completamente el servicio que usted está proporcionando y cómo el sistema de TPMS les alerta sobre niveles de presión bajos en los neumáticos para que puedan viajar con seguridad en las carreteras

Lee mas...

¿Qué hacer cuando las luces de su Sistema de Control de Presión de los Neumáticos se encienden?

Tenga precaución cuando se encienda la luz de su sistema de TPMS. Esto significa que uno o más de sus neumáticos puede tener niveles de aire 25 % por debajo de la presión recomendada.

Lee mas...

¿Qué es el Sistema de Control de Presión de los Neumáticos y cómo funciona?

El sistema de TPMS, como su nombre siguiere, es más que una simple parte. De hecho, el sistema de TPMS involucra una válvula y un sensor, también es importante saber que no todos los sistemas TPMS tienen el mismo diseño.

Lee mas...

Atención